Blog of Andrés Aravena
Share this page!

Estambul

16 August 2019

Estambul

En mi familia solemos decir que Bizans debió estar ciego para no darse cuenta que la verdadera riqueza era Calcedonia (Kadıköy) y no Estambul.

La ciudad de Estambul fue fundada inicialmente como Bizancio. La leyenda es la siguiente: Bizans era un capitán de mar griego que, con sus marinos y sos barcos buscaban fortuna, un lugar donde establecerse, y donde fundar una ciudad que les diera fortuna.

Antes de partir en su expedición, Bizans visitó al oráculo de Delos, quién le dijo: “en tus viajes encontrarás una ciudad de ciegos; en frente a la ciudad de los ciegos tu construirás tu ciudad”. Esto, por supuesto, es un mensaje difícil de entender. Siempre los mensajes del oráculo son en clave.

Entonces Bizans navego todo el mar Egeo en rumbo al Mar Negro. Toda la riqueza venía del Mar Negro que incluye Romania, Ucrania, Crimea, Georgia, y todo lo que está detrás de éstos. Son regiones muy fértiles, regiones de mucha riqueza. Por ejemplo la historia de Jason y los argonautas, que van en busca del vellocino de oro, está inspirada en los marineros que comerciaban entre el Mediterráneo y el Mar Negro. En el norte de Turquía hay una península llamada “Cabo Jason”, donde antiguamente había un templo en honor a Jason y hoy hay una iglesia ortodoxa griega.

Cuando Bizans atravesó el estrecho de Dárdenas y el mar de Mármara, llegó a la aldea de Calcedonia, un asentamiento helénico en lo que hoy se llama Kadıköy. Esto está en el lado oriental del bósforo. Bizans vio que, al otro lado del bósforo, había una península con un brazo de mar que hacía de puerto natural, una clara ventaja para la navegación. Además Bizans vio que ese era un terreno rodeado por agua en el norte, el este y el sur, lo que lo hacía más fácil de defender. Finalmente era una ubicación estratégica, donde podía interceptar y cobrar peaje a los barcos que pasaran desde el mar negro hacia Grecia. Según la leyenda Bizans concluyó que las ventajas del lado occidental eran tan grandes y evidentes que los habitantes de Calcedonia tenían que haber estado ciegos para no verlo. Había encontrado su ciudad de los ciegos.

Según la leyenda Bizans fundó Bizancio cerca del 600 AC.

Distintas perspectivas de Estambul

Historia

Si eres un ñoño por la historia, como soy yo, Estambul es difícil de superar.

  • Estambul: Capital del imperio Otomano (1453-1923)
    • El centro del mundo oriental
  • Constantinopla: Capital del imperio Romano Oriental, a veces llamado Bizantino (~500-1453)
    • el centro del mundo occidental
  • Bizancio: Ciudad griega que controlaba el comercio entre el mar negro y el mediterráneo, y entre el Asia menor y Europa.
  • Sede de la iglesia Ortodoxa griega
    • Varios sínodos de los primeros siglos de la iglesia cristiana se hicieron en Constantinopla, o cerca (Calcedonia, Nicea)
    • Uno de los asistentes al concilio de Nicea fue Nicolás, el obispo de Myra, una ciudad en el sur de la actual Turquía. Nicolás tenía fama de dar regalos a los niños y a los que viajaban, y fue canonizado tras su muerte. En los países nórdicos el nombre de San Nicolás se transformó en Saint Niklaus, y luego en Santa Claus. El verdadero Viejo pascuero vivía en Turquía.
    • En la edad media las ciudades europeas competían por coleccionar reliquias religiosas. Un grupo de italianos decidió robarse los huesos de San Nicolas y se los llevaron a Bari. Así fue como el viejo pascuero terminó enterrado en Bari, y sirvió de inspiración para el nombre artístico de Nicola di Bari.

Tour típico

Antes de que se inaugurara el nuevo Aeropuerto de Estambul, mi plan era recoger a los visitantes en el Aeropuerto, viajar en el metro hasta el centro y comenzar por visitar el Gran Bazar. Luego les mostraba la Universidad de Estambul, mi lugar de trabajo, y en seguida la mezquita de Solimán “El Magnífico” —que en Chile se hizo famoso por una telenovela—. Después bajábamos caminando, pasábamos por el mercado de las especies y el barrio de las telas, y llegábamos al muelle. Ahí tomábamos el ferry que cruza desde Europa a Asia por menos de 0.5 dólares.

Ahora que los visitantes llegan al nuevo aeropuerto, desde donde se toman buses a cualquier parte de la ciudad, podemos hacer diferentes recorridos según el interés de cada uno.

El “Mercado Cerrado” o “Gran Bazar” es un antiguo mall que existe probablemente desde que la ciudad existe. Todos las caravanas que viajaban de Este a Oeste y vice-versa se encontraban en Constantinopla.

El Gran Bazar está al costado de la vía principal, que existe desde la época romana. Hay rastros de un antiguo “arco de triunfo”, y corre paralela al acueducto de Valens.

Luego suelo llevar a mis visitantes caminando hasta Sultanahmet, el barrio más turístico. Siguiendo con la historia romana, comenzamos por visitar la catedral de Santa Sofía.

Esta fue la iglesia más importante de la cristiandad por cerca de mil años. Fue San Pedro antes de San Pedro. Ahí está el “Sitio de Coronación”, un lugar que sólo aquel que iba a ser emperador podía ocupar. En ese lugar el patriarca de la iglesia lo investía de su nuevo cargo.

El edificio fue construido en el 538 CE y reconstruido varias veces cuando se cayó en cada terremoto. Hay que fijarse en las columnas de piedra púrpura. Este color era difícil de encontrar en la naturaleza, y se usaba como símbolo de realeza. Por eso, en la iglesia católica, los cardenales —príncipes de la iglesia— visten de púrpura. Solo en Santa Sofía hay columnas de color púrpura.

Hay otra construcción romana en el mismo barrio. Cruzando la calle principal está la entrada a la cisterna subterránea. Está hecha con columnas de piedra, por lo que se la conoce como la “basílica cisterna”. Los romanos la usaban para tener agua en caso de que la ciudad fuese sitiada. Los otomanos no la usaron —no les gustaban las aguas estancadas— y cayó en desuso y olvido, hasta que se re-descubrió en el siglo 19.

Después de visitar todos esos lugares, y quizá comer algo, caminamos hasta el ferry y cruzamos a Kadıköy, el barrio donde yo vivo.

Lo ideal es cruzar como una hora antes de la puesta de sol. Desde la cubierta del ferry se puede ver toda la península histórica, y la silueta de los edificios y las mezquitas en el horizonte. Se ve la torre de Gálata, de la época romana. El barrio de Gálata está al norte de la península histórica, separado de esta por el cuerno dorado. Es famosa entre los aficionados al futbol por el club Galatasaray: literalmente “el palacio de Gálata”.

En el trayecto también se tiene una buena vista del puente que conecta Europa y Asia, y de la “Isla de la Doncella”. Este islote tiene un único edificio, que hoy es un restaurante, y que aparece en una película de James Bond. Es el lugar donde tienen secuestrada a M. Si puedo especular, yo creo que el edificio fue una iglesia cristiana, probablemente dedicada a la virgen María, y el nombre “isla de la virgen” derivó en “isla de la doncella”.

Kadıköy

Lo mejor es llegar en el ferry de la ciudad. Son grandes y confortables. Se puede tomar té y sentarse cómodamente. Al llegar lo primero que se ve es el conservatorio de música, que tiene el aspecto de haber sido un mercado de pescados. El mercado actual está una cuadra más arriba. Antes de subir, es bueno echar una última mirada al lado Europeo. Esa es la mejor vista.

Cruzando la calle se llega al barrio del mercado de Kadıköy. Son calles angostas, donde se encuentran puestos de frutas y verduras, café molido, aceitunas, y pescados. Algunas pescaderías ofrecen sandwich de pescado, algo típico. En un documental de los años 50 se ve que la gente solía pescar desde el puente de Gálata (todavía lo hacen) y cocinar los pescados en un brasero al lado de la pesca. Las pescaderías siguieron el ejemplo, y de a poco se convirtieron en restaurante. Eso le pasó a mi pescadería preferida, que ahora es un restaurante que también vende pescado.

En la cuadra siguiente hay restaurantes de pescado. La especialidad es servir platos pequeños para compartir, una especie de tapas que acá se llaman meze. Se acompañan con rakı, un licor anisado que toma un color lechoso al disolverse en agua. El rakı es para los turcos como el pisco para los chilenos. En el tratado de libre comercio entre Chile y Turquía hay un solo artículo diferente de lo típico. Dice que Chile sólo comprará rakı producido en Turquía, y Turquía sólo comprará pisco desde Chile.

Como postre lo mejor es la pastelería Beyaz Fırın. Los sabores no se pueden describir, hay que probarlos. A mi me gusta el profiterol de chocolate blanco y frambuesas. Para los extranjeros lo más interesante es el budín de mastic. Es una resina de árbol, algo así como la goma arábica. Acá dicen que es el sabor del chicle, pues las primeras gomas de mascar eran resinas del árbol de mastic.

Desgraciadamente, lo mejor de Turquía no se puede mostrar por televisión. Son los sabores y olores de la comida y las especias.

La parte más turística de Kadıköy, que se llama Moda, está circundada por un tranvía antiguo. Era, naturalmente, un barrio de moda entre la elite. Da la impresión que fue hecho a la medida de una pequeña pero influyente población. Esto puede explicar el nombre “Kadıköy”, que significa “pueblo de jueces”.

Vale la pena tomar el tranvía, o caminar siguiendo las vías (no pasa muy seguido). En la parte más alta está la calle principal. Comienza con una escultura de un toro, dicen que es en referencia a una antigua tradición taurina. Luego está el edificio de la Ópera, que ofrece buenos conciertos a buen precio, pero que se agotan rápido. Hay una serie de restaurantes que son esencialmente de dos categorías: venden té o venden cerveza. Hay una iglesia ortodoxa griega y un liceo artístico. Hay un cine-arte. Hay varias librerías con buena literatura a buenos precios, pero en turco.

Eminönü

Mi día típico comienza tomando el ferry desde Kadıköy a Eminönü, en la península histórica

Museos